El Festival  »  Editorial

te ofrecí la vela de la barca que arriba
y tú me diste un ramo de flor de lluvia

Primo Shllaku (ALBANIA)


ANTI-EDITORIAL

Hay todavía frases que es preciso repetir para que el hierro no supere el crecimiento del árbol.

(Ruy Ventura – Traducción Uberto Stabile)

agujero negro sin fondo de la boca sin fondo como su pena de foto de virgen afligida de boca muy abierta

(Nathalie Quintane – Traducción Amadeo Aranda)

si confías en ti tanto como yo lo hago

descubrirás que, solo con este poema

acabamos de cambiar el mundo.

(Tirso Prisicilo Vallecillos)

Soy a la vez la araña y soy su mosca.

(María Ángeles Pérez López)

Si me quitan la palabra escribiré con el silencio.

Si me quitan la luz escribiré en tinieblas.

Si pierdo la memoria me inventaré otro olvido.

Si detienen el sol, las nubes, los planetas,

me pondré a girar.

Si acallan la música cantaré sin voz.

Si queman el papel, si se secan las tintas,

si estallan las pantallas de los ordenadores,

si derriban las tapias, escribiré en mi aliento.

Si apagan el fuego que me ilumina

escribiré en el humo.

Y cuando el humo no exista

escribiré en las miradas que nazcan sin mis ojos.

Si me quitan la vida escribiré con la muerte

(Escribir – Ángel Guinda)

Este Festival de poetas del Mediterráneo que estás a punto de disfrutar debería ser el número 10, pero algo sucedió en 2020 que interrumpió la vida. Una pandemia mundial que sirvió como excusa para frenar la generación imparable de comunidades que respondían con una sola voz a la asolación de nuestro planeta, para acrecentar hasta límites insospechados la grieta que nos separa, más guerras, más hambre, más pillaje de recursos. En aquel paréntesis la vergüenza se instaló a vivir entre nosotras, la violencia y el odio abrieron la puerta de todas nuestras casas. Los lobos aprendieron nuestro lenguaje. Greenwashing. 

Voix Vives es un festival de poesía del Mediterráneo, un encuentro inocuo de poetas que cantan al pueblo, con y en el pueblo. Y, sin embargo, si seguimos el rastro de sus versos desde 2013 hasta ahora asistimos en primera línea al hundimiento de ese mundo, a la búsqueda de esperanzas, caminos, redes que nos ayuden realmente a cambiarlo. Que cuando hablemos de la poesía y su poder de transformación social no empleemos palabras huecas, asumidas por los poderosos a los que cualquier cambio les repele. Deberíamos sospechar, cuanto menos, sospechar.

Me siento a escribir estas palabras con un nudo en la garganta tras leer los versos de los poetas que estarán con nosotros en septiembre y que componen la Antología que tan magistralmente prepara la editorial Huerga&Fierro. Se supone que ha de ser un prólogo. Nos falta el aire, la distancia, mirarnos a los ojos. Este debería ser el Voix Vives número 10, pero solo es el 9. Y el 9 es un número nadie. Debería sentarme y escribir una celebración de la poesía, pero a mi alrededor solo veo enfermedades y muerte. Leo los versos de Ángel Calle y encuentro la expresión ‘fin de fiesta’, Enrique nos habla del ‘diluvio sobre el miedo’ y nos pide que aprendamos a luchar, Lola asiste a la agónica respiración del mundo, Luis a su intemperie, María Ángeles nos hace partícipes de lo inefable, y así sumamos y sumamos versos como estertores, versos como lentos, tristes latidos. ¿Por qué escribimos los poetas?

Ángel Guinda lo sabía. Ángel nos dejó este año. Nos dejó él, pero habíamos vivido tanto a Ángel, tan intensamente, que no le dejamos ir y estamos los poetas de aquí y de allá montándole homenajes, recitando sus versos cada vez más alto, repitiéndolos como repitió él una mítica noche toledana en un recital inolvidable con su voz gorda de poeta aquello de “¡Me respeten al señor Antonio Machado!” como un grito de guerra, una convicción de vida, una única misión mística.

Deambulo por este prólogo como deambuláis vosotros por las calles de Toledo en busca de las voces de los poetas cada septiembre. Deambulo sin destino, sin un inicio, en círculos o espirales, deambulo errática porque errático es ahora el mundo. Deambulo despacio, morosa, pero sin pausa, como si me fuera la vida en ello. Regreso una y otra vez a un verso, como a un mantra (me dictan las hermanas de Sílithus, como una pista escrita en el aire, una respuesta a la gran pregunta: un contrato/que vincule a los que viven/a los que están por nacer/y a los que han muerto) Vínculos. Redes. Como una revelación.

Deambulo acompañada, acompañada por todas las personas maravillosas que todavía creemos que podemos cambiar el mundo, todas las que hacen posible cada año Voix Vives: los editores de esta ya imprescindible colección, las mujeres de la Plataforma 8M, los colectivos literarios y poetas de toda España, las editoriales y artesanos y sus poetas, los espacios que nos acompañan en la travesía, las y los jóvenes voluntarios de Voix Vives, las administraciones que todavía nos apoyan y creen en el festival, las maravillosas gentes que os acercáis a disfrutar y padecer con la poesía, el equipo del festival, todas sus personitas imprescindibles, un equipo que crece cada año, que fluye y respira. No estamos solas en el camino y eso es lo que cambia el mundo. Somos El Vínculo.

Alicia Es. Martínez Juan

Voix Vives

Alicia Es. Martínez Juan

Directora Voix Vives Toledo

Maïthé Vallès-Bled

Directora Voix Vives Internacional


Ayer un corazón cayó al suelo.

Tarik Hamdan (PALESTINA)